Calculada la influencia que tiene la barca en los resultados de la competición

Felipe Romero, remero; y profesor de la Universidad de Málaga, especialista en la resolución de problemas numéricos ha calculado la influencia que puede tener la barca en los resultados de la competición.

Para ello, ha utilizado los datos estadísticos recogidos durante casi cinco años, en los que se incluye la información detallada de 72 regatas en las que se han disputado 383 mangas. En las regatas se han inscrito hasta 1242 tripulaciones y se han registrado los tiempos y velocidades de 1346 participaciones. El número total de remeros que han participado es de 887 (406 sólo en la presente temporada).

Para resolver el complejo problema matemático, se ha utilizado un “método iterativo” que consiste en establecer un handicap estimado a cada barca. A partir de dicho handicap, se evalúa cuál habría sido el rendimiento objetivo de cada tripulación, y con dichos rendimientos se re-evalúa el handicap de la barcas. Éste método se repite alternativamente, una y otra vez, hasta que los handicaps (de tripulación y barca) alcanzan valores estables.

El handicap de las barcas se mide como la velocidad que alcanzaría en una regata de longitud media (unos 300 m) siendo llevada por una tripulación “normal”. También se ha calculado (porque era necesario) el handicap de las tripulaciones, como la velocidad que habrían alcanzado con una barca intermedia.

Los resultados obtenidos en las barcas pesadas no sorprenden a nadie, pues establece el mismo orden que prácticamente todos esperaban: Traya (9.65 kmh), Cordela (9.63), Almoguera (9.58), Virgen del Carmen (9.40) y Victoria (8.87).

En ligeras, la igualdad es absoluta, pues todas las barcas se mueven en un margen del alrededor del 1%, inferior al margen de error de las estadísticas. Aún así, destaca, como barca más rápida, la Torreña (10.15kmh), con la Marea y la Carmen & Gloria en segundo lugar (10.10). Cierran la clasificación, muy cerca, la Chora (10.02) y la Mijeña (9.95). Las barcas pesadas son un 5% más lenta que las ligeras en las regatas cortas, y alrededor de un 10% cuando la regata es “a tres ciabogas”.

El autor del estudio se guarda los resultados del handicap de las tripulaciones, aunque en todas las categorías se pone de manifiesto que el resultado coincide con la puntuación final de la liga, demostrando de esta forma que el formato de la liga, en lo referente al reparto de barca, hace plena justicia con el valor de las tripulaciones.

El estudio saca a relucir también datos realmente interesante, como son, por ejemplo, la gran igualdad entre veteranos y la categoría absoluta de seniors. Por ejemplo, en barcas ligeras, los veteranos tienen una velocidad media de 9.88kmh frente a los 9.93kmh de los seniors. El equipo más rápido, la Araña, alcanza una velocidad media de 10.52 en regata con barcas ligeras, aunque el récord de velocidad en una manga lo alcanzó la tripulación de Pedregalejo en seniors durante la semifinal de la regata del puerto (280m) alcanzando una velocidad media de 11,35kmh, nunca jamás alcanzada en regata oficial.

También destaca el estudio las velocidades de los equipos juveniles de Torremolinos, Torre del Mar y el Palo, que en varias ocasiones superaron los 10kmh en una manga. Pero si hay algo que realmente sorprende es el rendimiento de los dos mejores equipos femeninos (Torremolinos y Pedregalejo) cuyo rendimiento no sólo es altísimo, sino que también hubieran sido competitivas en las finales de la categoría absoluta.